Los mejores consejos para cuidar la piel sensible

Parte de lo que nos hace hermosos a cada uno de nosotros es nuestra singularidad. La piel es increíblemente única, desde las sutiles diferencias de tono y textura hasta los diferentes desafíos que enfrentamos cada uno de nosotros. El tipo de piel es una de estas diferencias, y conlleva el desafío de saber cómo cuidar tu tipo de piel de una manera que la nutra y la proteja. Cuando tienes la piel sensible, esto puede ser aún más difícil.

¿Qué define la piel sensible?

La piel sensible es uno de los tipos de piel más difíciles de comprender. La piel sensible a menudo presenta características de otros tipos de piel. Puede ser seco, aceitoso o una combinación de ambos. Además de cualquier problema de cuidado de la piel que pueda tener una persona, la piel sensible parece atraer irritación, enrojecimiento e inflamación. La piel sensible también es propensa a enfermedades inflamatorias de la piel como la rosácea y reacciones alérgicas a los productos para el cuidado de la piel.

Con la piel sensible, es importante tener mucho cuidado al cuidarla. Por supuesto, desea utilizar productos para el cuidado de la piel suaves, pero hay otras medidas que puede seguir para evitar la irritación y el enrojecimiento. También es importante que pueda identificar otros problemas de cuidado de la piel que existen con su piel sensible. Por ejemplo, si su piel es realmente propensa al acné o si esos brotes son el resultado de la exposición a irritantes.

Por frustrante que pueda ser a veces, es posible que su piel sensible esté radiante de salud y belleza. Aquí tienes 7 de los mejores consejos para cuidar tu piel sensible.

Siempre prueba de parche

Si tiene la piel sensible, siempre es inteligente tomarse el tiempo para probar los parches de cualquier producto nuevo. Antes de aplicar algo nuevo en el rostro, aplique un poco en el interior de su brazo y déjelo actuar durante la noche. Si se despierta por la mañana sin irritación, lo más probable es que sea seguro aplicarlo en la cara. Tenga esto en cuenta también cuando sus productos favoritos para el cuidado de la piel se sometan a algún tipo de reformulación.

Sea suave y natural

La piel sensible requiere productos para el cuidado de la piel que sean suaves y contengan la menor cantidad posible de ingredientes sensibilizantes.

Para pieles sensibles, comience con limpiador natural más suave puedes encontrar. Evite los limpiadores que contengan sulfatos u otros detergentes secantes. Una vez que su piel tolera de manera segura el limpiador, comience a trabajar en otros productos que están formulados para pieles sensibles, pero que también abordan sus otros problemas de cuidado de la piel.

Confía en tu piel

Si tu piel sensible es propensa a la sequedad e irritación, es posible que tengas la tentación de aplicarte varias cremas y humectantes. Si eres propenso a los brotes, podrías pensar que los productos para el control del acné o una exfoliación excesiva son la respuesta. En verdad, tu piel sensible ya está tratando de equilibrarse. Cuando abusa de los productos, interrumpe este equilibrio. En lugar de tratar de corregir su piel sensible, busque formas de apoyarla naturalmente.

Identifique sus desencadenantes

A menudo hay un desencadenante detrás de las reacciones cutáneas sensibles. A veces, es algo externo como el estrés o el calor. Otras veces, es algo con lo que su piel entra en contacto que causa problemas. La luz solar, telas y detergentes, perfumes, productos para el cuidado de la piel, productos para el cabello y cosméticos también son desencadenantes comunes.

Cada vez que tu piel reacciona, da un paso atrás y evalúa cuál podría ser la causa. Siempre es una buena idea llevar un diario en el que pueda realizar un seguimiento de los posibles desencadenantes y buscar patrones. Lleva mucho tiempo, pero escribir los ingredientes de los productos que se aplican a la piel puede ayudarlo a identificar los irritantes solitarios.

Mantenga las duchas cortas y dulces

Las duchas largas y calientes son lujosas, y una ducha fría puede sentirse bien en un día húmedo de verano. Desafortunadamente, los extremos en cualquier dirección pueden privar a su piel sensible de la humedad esencial. Si su piel facial es sensible, es probable que el resto de su cuerpo también lo sea. Báñese con agua cómodamente tibia y no se quede allí demasiado tiempo. Además, tenga en cuenta el uso de limpiadores corporales y después de la ducha humectantes que son naturales y suaves también.

Cuidado con la palabra "hipoalergénico"

Las compañías de cuidado de la piel hacen muchas afirmaciones, una de ellas es que sus productos son hipoalergénicos. Es una palabra de moda que se apoderó de la industria del cuidado de la piel y la belleza hace algún tiempo, pero no siempre debes tomarla al pie de la letra. Realmente no hay reglas que regulen cómo se usa la palabra. Esto significa que es fundamental que mire más allá del marketing e investigue los ingredientes en la etiqueta. Si hay preguntas, siempre haga una prueba de parche u omítala por un producto que lo deje con menos dudas.

Utilice siempre protector solar

La exposición al sol parece agravar los problemas de la piel sensible. El problema es que no siempre es fácil encontrar un protector solar que no irrite más tu piel. La solución no es quedarse sin protector solar. En su lugar, busque protectores solares con óxido de zinc y otros ingredientes naturales que bloquean los rayos UV a base de minerales.

Honrando tu piel sensible

Tu piel sensible es hermosa y trabaja duro todos los días. Merece ser respetado y cuidado con el los productos naturales más suaves para el cuidado de la piel y rutina que lo apoya y lo protege. Elija sus productos para el cuidado de la piel con cuidado, lea las etiquetas y encuentre una marca en la que confíe para mantener sus altos estándares de calidad y pureza. Abraza tu piel sensible y hónrala todos los días.

Leave a comment

All comments are moderated before being published