Toxinas ocultas en su hogar

El hogar es el único lugar donde se supone que debes sentirte más seguro. Es su zona de confort, su lugar sagrado y su refugio. Cada día, cuando sale de su casa, es bombardeado con innumerables toxinas ambientales que incluyen de todo, desde gases de escape en la calle hasta los repugnantes suministros de limpieza que se utilizan en su oficina. Debido a que estos tipos de toxinas ambientales están absolutamente en todas partes, es poco lo que puede hacer para evitarlas por completo. Es por eso que se esfuerza por mantener su hogar lo más limpio y libre de toxinas posible. Lo que quizás no sepa es que las toxinas del hogar acechan en algunos de los lugares más desprevenidos y, a pesar de sus mejores esfuerzos, su propia casa aún puede ser víctima de una sobrecarga tóxica.

Incluso la menor cantidad de toxinas domésticas puede causar serios problemas de salud, especialmente para cuerpos más pequeños y sensibles, como niños y mascotas. Las complicaciones comunes asociadas con la exposición a toxinas cotidianas incluyen problemas respiratorios y reacciones cutáneas alérgicas. Sin embargo, el alcance de las posibles complicaciones de salud es bastante severo e incluso mortales en algunos casos. Las toxinas domésticas peligrosas generalmente se dividen en una de tres categorías diferentes:

  • Neurotoxinas: esta categoría de toxinas incluye sustancias químicas que afectan las neuronas y la actividad cerebral. Esto a veces se puede notar con algo aparentemente benigno como un dolor de cabeza leve, o tan severo como un daño cerebral extenso y pérdida del intelecto.
  • Alteradores endocrinos: estos tipos de toxinas interfieren con su sistema endocrino. Su sistema endocrino es responsable de producir hormonas que regulan procesos como el crecimiento, el desarrollo normal, el metabolismo, la reproducción, la función sexual y los patrones de sueño. Los disruptores endocrinos confunden el sistema al imitar las hormonas que produce el cuerpo. Esto puede provocar alteraciones en cualquiera de los procesos de los que es responsable el sistema endocrino. Los efectos secundarios comunes de los disruptores endocrinos incluyen pubertad prematura, problemas de fertilidad, trastornos inmunológicos, TDAH e incluso algunos cánceres relacionados con hormonas.
  • Carcinógenos: esta palabra se usa para describir un grupo de sustancias químicas que promueven o causan el crecimiento de células cancerosas y tumores.

Una vez que se dé cuenta de la amenaza potencial que las toxinas domésticas comunes representan para su salud y la salud de todas las personas con las que comparte su hogar, por supuesto, querrá eliminarlas lo antes posible. A veces, reconocer estas toxinas es tan fácil como reconocer algunas palabras clave como "advertencia", "peligroso", "tóxico", "peligro" o "precaución". Otras veces, las toxinas no se presentan de forma tan evidente. Aquí hay una lista de algunas de las toxinas domésticas más comunes y dónde puede encontrarlas.

Ftalatos: Los ftalatos son productos químicos que también se conocen como plastificantes y se encuentran en muchos productos cosméticos y de belleza, incluidos productos para el cabello, desodorantes, cosméticos faciales y fragancias. Los ftalatos se consideran disruptores endocrinos y son especialmente tóxicos para los niños más pequeños que tienen un mayor riesgo de problemas de desarrollo debido a una exposición temprana y frecuente. Además, uno de los ftalatos más comunes, el DEHP, alguna vez se usó comúnmente en recipientes de plástico para almacenar alimentos. Aunque se han reconocido los peligros de este ftalato en particular, lo que resulta en su eliminación de muchos productos, se ha demostrado que los ftalatos utilizados en su lugar son igualmente peligrosos.

BPA: Más formalmente conocido como bisfenol-A, se encuentra en productos fabricados con plásticos de policarbonato. Hace unos años, el BPA que se encuentra en los biberones y los platos de plástico llegó a titulares controvertidos y los padres de todo el mundo rápidamente comenzaron a buscar la etiqueta “Sin BPA” antes de presentarles los productos de plástico a sus hijos. En 2012, la FDA prohibió el uso de BPA en biberones, pero aún es aceptable para su uso en otros productos comunes como botellas de agua y otros recipientes para bebidas. Algunas empresas han comenzado a utilizar un sustituto con el nombre de BPS o bispehnol-S. Desafortunadamente, el BPS es una sustancia química muy cercana al BPA y se ha demostrado que también interrumpe el funcionamiento normal de las células y las hormonas y, por lo tanto, también debe evitarse. El bisfenol-A y el bisfenol-S se clasifican como disruptores endocrinos que alteran la función natural de las hormonas.

Retardantes de llama: Los retardadores de llama son productos químicos que se utilizan en muchos muebles del hogar, como sofás, colchones y alfombras, pero también en productos electrónicos y, en algunos casos, incluso en ropa. La aplicación de estos productos químicos está destinada a protegerlo a usted ya sus seres queridos de los peligros de los incendios domésticos; sin embargo, en lugar de protegerlo de los peligros potenciales, exponen su cuerpo a toxinas. Los retardadores de llama utilizan una sustancia química llamada éteres de difenilo polibromados, o BPDE, que se han relacionado con tantos trastornos de salud diferentes que en realidad pueden considerarse disruptores endocrinos, neurotoxinas. y carcinógenos. Hace varios años, Estados Unidos prohibió el uso de un par de tipos diferentes de BPDE, sin embargo, hay otros que todavía están en uso y son tan tóxicos como los que se eliminaron gradualmente.

PFC: Los productos químicos perfluorados se utilizan para hacer que algunos de sus alimentos básicos sean repelentes al agua, resistentes a las manchas y antiadherentes. Estos químicos se pueden encontrar en todas partes, desde sus sartenes antiadherentes hasta el interior de los envases de alimentos, alfombras, mochilas y ropa resistente al agua, como abrigos y botas. Los PFC interrumpen la función tiroidea y posiblemente pueden causar infertilidad tanto en hombres como en mujeres.

Éteres de glico: Se ha demostrado que estos disruptores endocrinos afectan la fertilidad masculina y se pueden encontrar en algunas de sus prendas de vestir más queridas. Los éteres de glicoles se utilizan comúnmente en productos de limpieza en seco y pueden absorberse por contacto con la piel y por inhalación de vapores.

Urea formaldehído: Cuando piense en productos de madera prensada, podría pensar en muebles menos costosos, como escritorios, tocadores y centros de entretenimiento listos para ensamblar. Lo que quizás no sepa es que la madera prensada puede estar en todas partes de su hogar, en paneles o aislantes, especialmente si tiene una casa anterior a 1970. El problema con la madera prensada no es la madera en sí, sino el pegamento que es utilizado para unir la madera y formar el tablero. El pegamento es urea-formaldehído, que puede causar problemas respiratorios y se considera una sustancia cancerígena. Los productos de madera prensada más nuevos son menos tóxicos que los más antiguos debido a una mayor regulación de la sustancia en los últimos años.

Terpenos y éteres de glicol a base de etileno: Estas son sustancias que puede encontrar comúnmente en ambientadores, desinfectantes de aire y algunos productos de limpieza. Si bien estas sustancias no se consideran tóxicas por sí solas, cuando se liberan al aire e interactúan con el ozono, crean compuestos orgánicos volátiles, o COV, que son sustancias tóxicas y venenosas. El hecho de que la mayoría de estos tipos de productos se utilicen en áreas pequeñas y cerradas aumenta aún más el potencial de exposición tóxica.

Sus muebles, alfombras, ropa, platos y productos de cuidado personal son solo el comienzo de las posibles toxinas ocultas en su hogar. Agregue todas las fuentes adicionales de toxinas, como materiales utilizados en la construcción de viviendas, pesticidas, suministros de limpieza y contaminantes ambientales locales, y tendrá un problema potencial mucho mayor. Puede ser fácil mirar esta lista y sentirse abrumado, o peor aún, desesperado. Aunque es imposible eliminar completamente su exposición a las toxinas, la buena noticia es que hay muchas cosas que puede hacer para reducir su exposición. Aquí hay algunos pasos que puede seguir para hacer que su hogar sea más saludable.

  • Primero, comience pensando de forma natural. Es cierto que los productos totalmente naturales a veces cuestan más. Sin embargo, hay muchos productos naturales libres de toxinas que pueden ajustarse a un precio accesible para todos. Además, cuando se detiene a considerar el costo a largo plazo de la sobrecarga de toxinas, los pocos dólares adicionales que podría gastar en productos totalmente naturales se vuelven más fáciles de justificar. Siempre que pueda, elija productos que no contengan ninguna de las sustancias peligrosas que se enumeran anteriormente.
  • Haz tus propios productos. Puede parecer lento, pero incluso algo como sustituir el limpiador de vidrios por una solución de vinagre reducirá inmediatamente los COV en su hogar. Mantenga su despensa equipada con vinagre, bicarbonato de sodio, jugo de limón y sal marina. Estos cuatro ingredientes por sí solos pueden reemplazar casi todos los productos de limpieza domésticos habituales y no requieren más de unos minutos de su tiempo para mezclarse.
  • Investigue la lista de productos de sus productos de cuidado personal. Aprenda los nombres químicos de los ingredientes potencialmente tóxicos y revise sus etiquetas. Elija apoyar a las empresas que tienen como prioridad proteger su salud y el medio ambiente seleccionando cuidadosamente ingredientes naturales y suaves para sus líneas de productos.
  • Mantenga su casa ventilada. Mantenga sus ventanas y puertas abiertas tanto como sea posible cuando el clima lo permita. También puede aprovechar el poder purificador de aire de las plantas domésticas.
  • Quite el polvo con frecuencia. El polvo acumulado no solo es un desencadenante de alergia, todas las toxinas en el aire en su hogar pueden adherirse al polvo, acumularse y extenderse por su hogar. Quite el polvo y trapee todas las superficies duras de su hogar al menos dos veces por semana y use una aspiradora con filtro HEPA para eliminar el polvo y las toxinas de su alfombra y muebles blandos.
  • Use flores y hierbas frescas o secas como ambientador y desodorante natural.
  • Cuando compre ropa, ropa de cama y muebles, elija artículos que no hayan sido tratados con un retardante de llama y que no requieran limpieza en seco. Si tiene algo que debe lavarse en seco, hable con su tintorería sobre alternativas menos tóxicas a los productos de limpieza habituales.
  • Reemplace los materiales viejos en su hogar con alternativas más nuevas y menos tóxicas y pinte sus paredes con una pintura de bajo VOC.
  • Si es creativo y le encanta el desafío de un gran proyecto, intente hacer sus propios muebles o restaurar los muebles de su hogar con materiales libres de toxinas. Es cierto que esto lleva mucho tiempo, pero la alegría del proyecto y el orgullo de saber que usted amuebló su hogar saludable con sus propias manos es increíblemente gratificante.
  • Considere cambiar sus plásticos por otros materiales. Considere los platos de cerámica y los utensilios de cocina, y cambie la cortina de baño de plástico por una de tela.
  • Hablar alto. Hable con otras personas sobre los peligros desconocidos de las toxinas ocultas en su hogar y mencione los pasos que está tomando para crear un ambiente hogareño que sea saludable y no tóxico. Puede tener un impacto poderoso en la vida de los demás simplemente vocalizando lo que sabe y compartiendo lo que hace.
Se estima que el entorno doméstico promedio puede contener hasta mil productos químicos. Este es un número sorprendente, y se vuelve aún más alarmante cuando te das cuenta de que muchos de estos productos químicos son los que no eres capaz de detectar a través del olfato, la vista o el gusto. Puede parecer que todos los días se nos advierte de un nuevo peligro o algo que deberíamos evitar para proteger nuestra salud. La verdad es que la mayoría de estas cosas se toleran de forma individual y en pequeñas dosis. El peligro crece con la exposición repetida y a largo plazo. Usted, sin embargo, tiene que girar el tren tóxico y reducir significativamente los efectos de las toxinas en su hogar y en su vida. El conocimiento y la acción son las dos herramientas más poderosas que tienes para proteger tu hogar y la vida de todas las personas con las que lo compartes.

Leave a comment

All comments are moderated before being published