¡Plantar un jardín!

La jardinería, el proceso de cultivar los propios alimentos, es posiblemente una de las actividades humanas más antiguas. Las estimaciones conservadoras afirman que los primeros rastros de actividad de jardinería aparecen hace unos siete mil años, mientras que otra evidencia sugiere que nuestros antepasados ​​más primitivos comenzaron la jardinería simple para complementar su caza y búsqueda de comida mucho más atrás. No importa qué teoría elija creer, no hay duda de que la jardinería es una actividad que ha estado arraigada en nuestras almas durante mucho tiempo. Teniendo en cuenta nuestra larga historia con la jardinería, parece que es algo que debería surgir de manera fácil y natural, pero muchos de nosotros nos sentimos un poco intimidados ante la idea de plantar nuestros propios jardines. Es posible que haya nacido con un pulgar verde natural, o puede tener algunas inseguridades acumuladas en torno a su capacidad para mantener cualquier tipo de vida vegetal. La buena noticia es que es posible plantar y nutrir su propio jardín orgánico independientemente de sus límites en los departamentos de capacidad, tiempo y espacio disponible.

Antes de sumergirme en algunos consejos para comenzar con su huerto orgánico, creo que vale la pena dedicar unos minutos a hablar un poco sobre por qué debería interesarse en la jardinería en primer lugar. Trabajar en el jardín, enterrar las manos en la tierra y luego disfrutar, los frutos de su trabajo cuentan con algunos beneficios positivos serios para su cuerpo y espíritu, que incluyen:

  • Obtienes todos los beneficios de una dieta más saludable. Ya sea que lo coma fresco u opte por congelarlo y enlatarlo, la jardinería fomentará hábitos alimenticios más saludables y una mayor diversidad de alimentos frescos. Es más probable que prepare comidas frescas y coma en casa cuando su fuente de alimento es su propio patio trasero.
  • La jardinería es buena para tu corazón. La jardinería es un buen ejercicio físico y es probable que, si está en su jardín, dedique al menos treinta minutos a hacer ejercicio de calidad de bajo impacto. Los jardines se pueden construir en contenedores o en camas elevadas para acomodar a personas con problemas de espalda y articulaciones. Es bien sabido que un estilo de vida sedentario contribuye a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, y la jardinería es una forma saludable y agradable de reducir ese riesgo. Además, la investigación muestra que las personas que tienen deficiencia de vitamina D también tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Pasar treinta minutos al día al sol en su jardín puede ayudarlo a aumentar sus niveles de vitamina D.
  • Hablando de los beneficios de vitamina D, la dosis diaria adicional que obtiene de la jardinería ayuda a desarrollar un sistema inmunológico más fuerte. La jardinería también ayuda a fortalecer su sistema inmunológico de otra manera única. Cuando excave en la tierra, encontrará algunas bacterias amigables con el nombre de Mycobacterium vaccae. Se ha demostrado que la exposición a estas bacterias ayuda a regular un sistema inmunológico que funciona incorrectamente y alivia los síntomas de artritis, alergias y afecciones inflamatorias de la piel.
  • La jardinería es buena para la salud mental. Mientras está cavando, plantando y cuidando su jardín, está haciendo más que simplemente ejercitar su cuerpo; también está ayudando a reducir sus niveles de una hormona del estrés llamada cortisol. Los niveles más bajos de cortisol están relacionados con una mejor función de la memoria, un mejor sentido de la autoestima y una disminución de los sentimientos de ansiedad y depresión.
  • La jardinería construye comunidad. Las personas que cultivan un huerto generalmente están más involucradas en sus vecindarios y comunidades. Mientras está cuidando su jardín, tiene más oportunidades de participar en la conversación con sus vecinos y notar los pequeños detalles de las actividades diarias del vecindario. También puede unirse a un jardín comunitario y formar amistades con personas de ideas afines mientras se une a su experiencia de jardinería compartida. Cultivar sus propias frutas y verduras lo abre a la realidad de que todos estamos conectados en un nivel más profundo y significativo.

Podría seguir hablando sobre los beneficios de la jardinería, sin embargo, solo hablar de por qué es tan maravilloso no es suficiente para que esto suceda. Lo que necesita son algunos consejos prácticos y sencillos para iniciar su propio huerto orgánico. Incluso si nació con un pulgar que no se parece a ningún tono de verde, estos consejos lo ayudarán a ver que con la mentalidad adecuada y el enfoque correcto, la jardinería es simple, agradable y está lejos de ser intimidante. Aquí hay diez pasos fáciles de seguir para plantar y cuidar su propio huerto orgánico.

1. Planifique y comience con algo pequeño

Antes de poner tus manos en la tierra, es importante tener algún tipo de plan de juego de lo que quieres plantar y cómo imaginas que todo se juntará. Lo primero que desea ver es su clima local. La jardinería le brinda una oportunidad natural para comer estacionalmente al plantar y cosechar los alimentos que crecen mejor en su entorno local durante la temporada de crecimiento actual. También considere los límites de lo que está trabajando. ¿Tiene luz solar limitada? ¿Está planeando plantar en contenedores en lugar de en un jardín de tierra? ¿Cuántos productos frescos puede consumir, conservar o regalar razonablemente? Todas estas son preguntas importantes que debe hacerse antes de comenzar.

Además, un error común de los jardineros nuevos es ser demasiado entusiasta en sus ambiciones. Si es nuevo en la jardinería, comience con algo pequeño y comience con plantas que sean fáciles de cultivar. Es mejor comenzar con cinco o menos plantas que sean fáciles de cuidar en lugar de sumergirse en el fondo con un gran jardín de posiblemente cientos de plantas. Dependiendo del área en la que viva, puede agregar plantas a medida que avanza la temporada, lo que le brinda la oportunidad de cultivar su jardín a medida que su habilidad y confianza crecen junto con él. Consulte la lista al final de este artículo de plantas de jardín fáciles de cultivar que son perfectas para principiantes.

2. Considere el espacio vertical

Estar limitado en términos de espacio no es motivo para no explorar su pasión por la jardinería. La jardinería urbana se ha convertido en una tendencia de moda, lo que demuestra que ni siquiera necesita un patio propio para producir una gran cantidad de productos frescos. Los enrejados se pueden usar para entrenar a las plantas para que crezcan hacia arriba en lugar de hacia afuera, y son perfectos para la jardinería en espacios pequeños como patios y balcones. La siembra vertical es especialmente útil para plantas que requieren apoyo y aquellas que crecen en enredaderas que se extienden hacia afuera. Ejemplos de plantas que hacen un buen uso del espacio vertical incluyen tomates, guisantes, pepinos, melones, calabazas y variedades más pequeñas de calabazas. Si tiene poco espacio, también observe las plantas que se pueden plantar en el techo en cestas colgantes, como hierbas y pimientos picantes.

3. Elija sus plantas

Hay algunas cosas que debe tener en cuenta al decidir las plantas para su jardín, especialmente si es su primera vez. Por supuesto, hay aspectos básicos como elegir plantas que prosperarán en su clima y condiciones del suelo. Sin embargo, hay más que quizás desee considerar. Por ejemplo, ¿cuál es el propósito de su jardín? ¿Estás buscando desarrollar un nuevo pasatiempo y quieres comenzar con algunas plantas súper fáciles? ¿Está buscando reducir su factura de comestibles? ¿Está interesado en un jardín temático como un “jardín de pizzas”, un “jardín de ensaladas” o incluso un “jardín de pepinillos”?

Si está buscando reducir la cantidad que gasta en la tienda de comestibles, considere qué tipos de frutas y verduras disfruta más. A continuación, tenga en cuenta cuánto cuestan esos artículos en particular. Por ejemplo, las papas son relativamente económicas en comparación con las verduras para ensaladas especiales. Si disfruta de ambos y tiene un espacio limitado, ahorrará más dinero cultivando usted mismo los productos más costosos. Además, debe considerar lo fácil que es cultivar y cuidar una planta. Si es nuevo en la jardinería, las plantas que son más temperamentales y difíciles de cuidar pueden resultar en frustración y desánimo.

A la mayoría de los jardineros principiantes también les resulta útil visitar un centro de jardinería y comprar plantas que ya han comenzado en lugar de comenzar sus propias plantas a partir de semillas. Pruebe algunas temporadas de jardinería con plantas compradas previamente antes de emprender la tarea de comenzar con semillas.

4. Prepare el suelo

Al elegir plantas que crecen bien en su área, ya tiene un gran comienzo para asegurarse de que su suelo y plantas sean compatibles. Incluso con eso, debes asegurarte de que tu suelo sea rico en nutrientes. Esto no significa buscar fertilizantes químicos. Hay muchos pasos naturales a seguir para aumentar la calidad de los nutrientes de su suelo. Puede comprar fertilizantes orgánicos como minerales marinos y fertilizantes para peces, o también puede agregar abono y otros materiales de desecho a base de plantas, conocidos como mantillo, a la tierra de su jardín. Las hojas en descomposición, las astillas de madera húmedas e incluso las agujas de pino son desechos vegetales adecuados que fertilizarán su suelo. Cuando comience a preparar el suelo, o sus contenedores, para plantar, excave las primeras 2-4 pulgadas de tierra y mezcle el material fertilizante orgánico. Cuando llegue el momento de plantar, cava un hoyo, coloca un poco más de material fertilizante en el fondo, seguido de una capa de tierra y luego tu planta. Esto ayuda a construir una base sólida y nutritiva para las plantas de su jardín.

5. Mantenga unidos a los compañeros

La jardinería complementaria es un método de jardinería que mantiene las plantas agrupadas en función de la compatibilidad. Algunas plantas prosperan cuando se juntan, mientras que otras luchan innecesariamente. La idea es que cada planta da y toma algo del suelo en el que está plantada. Cada planta requiere recursos para prosperar. La plantación complementaria garantiza que las plantas se complementen entre sí en lugar de competir por los mismos recursos preciosos. Los ejemplos de combinaciones compatibles incluyen; espárragos y albahaca, fresas y frijoles, brócoli y lechuga, berenjenas y pimientos.

6. Control de plagas

Uno de los principales beneficios de cultivar sus propios productos es que sabe exactamente qué contienen los alimentos con los que nutre su cuerpo y puede evitar los aditivos químicos y sus efectos tóxicos. Sin embargo, tenga en cuenta que uno de los principales problemas de un jardinero es la invasión de plagas no deseadas del jardín. Sin embargo, no tiene que buscar pesticidas químicos para proteger su cultivo. Hay que tomar medidas naturales para evitar que las plagas vengan a visitarnos en primer lugar. Una de las cosas más importantes que puede hacer es volver a consultar el consejo número cinco y observar la jardinería complementaria para disuadir a los huéspedes no deseados del jardín.

7. Agua y sol

Estos dos ingredientes para un jardín exitoso son tan básicos que es fácil pasarlos por alto, y esa es la razón exacta por la que deben mencionarse. La mayoría de las plantas de jardín requieren "luz solar directa", lo que se traduce en entre cuatro y ocho horas de exposición directa al sol cada día. Incluso las plantas que prosperan en sombra parcial todavía necesitan cantidades adecuadas de luz solar, así que tenga esto en cuenta al elegir el lugar perfecto para su jardín. Además, no cuente automáticamente con la madre naturaleza para que se ocupe de las necesidades de agua de su jardín. Revise su suelo con regularidad. Debe estar húmedo, pero no completamente saturado. No debe sentirse seco y arenoso. Por supuesto, hay excepciones a todas las reglas, así que asegúrese de conocer las necesidades individuales de cada una de sus plantas y elija en consecuencia.

8. Mantener una cosecha continua y planificar para el futuro

Al plantar un jardín, es tentador plantar todo y llenar cada centímetro posible de espacio. Esto está bien si está buscando una gran cosecha, pero los jardineros experimentados saben que puede espaciar el tiempo de sus plantas. Por ejemplo, es posible que tenga espinacas en su jardín de macetas. Cuando su primera "cosecha" de espinacas esté casi lista para la cosecha, es el momento perfecto para plantar más. Esto significa que tiene un flujo continuo de las frutas y verduras que más disfruta. Esto es más fácil de hacer si tiene un centro de jardinería de buena reputación en su área que suministre plantas saludables durante la temporada de crecimiento en lugar de comenzar cada una con semillas usted mismo. Además, sepa que para obtener los mejores resultados, querrá cambiar lo que cultiva en su jardín cada dos o tres años. Esto asegura que el suelo no se agote demasiado en ciertos nutrientes debido a la necesidad de mantener el mismo tipo de planta temporada tras temporada.

9. Lleve un diario de jardinería

Comenzar un diario de jardinería hoy es la mejor manera de planificar el jardín de mañana. Tome nota de lo que planta, dónde lo planta y cuándo lo planta. Luego, tome notas sobre la calidad del suelo, los tipos de fertilizantes naturales que utilizó y otras condiciones de crecimiento. Esto le ayudará a solucionar problemas y tomar nota de sus éxitos en la jardinería. También es un gran lugar para escribir recuerdos de su experiencia de jardinería junto con anotar recetas para probar una vez que sea el momento de cosechar todo su arduo trabajo.

Ahora, con estos consejos bajo su cinturón de jardinería, es hora de salir y comenzar. Aquí hay una lista de algunas de las plantas de jardín más fáciles de cultivar, perfectas para jardineros principiantes y para aquellos que quieren cultivar un huerto, pero necesitan plantas de bajo mantenimiento debido a horarios ocupados y compromisos de la vida diaria.

Las mejores plantas para principiantes

  • Albahaca
  • Zanahorias
  • Pepinos
  • Judías verdes
  • Lechuga
  • Cebollas
  • Pimientos
  • Papas
  • Rábanos
  • Ensaladas verdes
  • Fresas
  • Tomates
  • Calabacín

No permita que la falta de un pulgar verde le impida salir y sumergirse en el mundo de la jardinería orgánica. La jardinería es más que un pasatiempo, es una experiencia que proporcionará combustible a su cuerpo mientras sana su espíritu y mejora su estado de ánimo. Aire fresco, comida sana y un hermoso sol. Hay pocas combinaciones que sean más reconstituyentes. Comience a planificar hoy y un jardín abundante será su realidad mañana.

Leave a comment

All comments are moderated before being published