Manteca de karité para la piel

Transforma tu piel con manteca de karité

La manteca de karité es uno de los humectantes naturales más probados y auténticos que se remonta al antiguo Egipto. Hay relatos de los días de Cleopatra de almacenar manteca de karité en frascos de arcilla para mantener la piel sana y nutrida contra el agotador impacto del sol y el viento del desierto. Con sus poderosas cualidades nutritivas, la manteca de karité sigue siendo un producto favorito hoy en día en muchos cosméticos y lociones naturales.

Aunque la manteca de karité es un nombre familiar con el que todos estamos familiarizados, es posible que no sepa mucho sobre su origen. África es el hogar del árbol de karité, donde originalmente se cosechaba la manteca de karité y sigue siendo popular en la actualidad. El árbol de karité produce una fruta llena de semillas, que luego se extrae para producir la grasa que conocemos como manteca de karité. Aunque rara vez se usa para cocinar en los Estados Unidos, se usa en África y ocasionalmente junto con la manteca de cacao en ciertos chocolates.

Cuando se trata del cuidado de la piel, la manteca de karité es uno de los mejores regalos de la naturaleza con una gran cantidad de vitaminas y ácidos grasos, lo que le da la capacidad de proteger y nutrir la piel de manera integral.

La vitamina presente más prominente en la manteca de karité es la vitamina A. Esta vitamina a menudo se conoce como vitamina antienvejecimiento porque fortalece y estimula la dermis, lo que ayuda a estimular la producción de colágeno y fibroblastos. El colágeno es la proteína más abundante que se encuentra en nuestra piel y se encarga de aportar fuerza y ​​estructura. Cuando falta colágeno la piel pierde su elasticidad, aumentando la aparición de arrugas. Los fibroblastos son un tipo de célula necesaria para la producción de colágeno, por lo que los dos van de la mano para ayudar a que la piel se sienta lo más joven posible. La vitamina A también actúa para aumentar el flujo sanguíneo a la superficie de la piel, disminuyendo la degradación normal del colágeno y la elastina que se produce con la edad y la exposición a los elementos.

Vitamina e es otro elemento esencial para la piel que se encuentra en la manteca de karité. Esta vitamina se asocia a menudo con una piel sana; sin embargo, cuando se usa solo, el aceite de vitamina E puede ser demasiado pesado y grasoso para el uso diario. Cuando se administra en una dosis más pequeña junto con otras vitaminas como la manteca de karité, la vitamina E no es tan espesa y aún tiene el mismo impacto positivo en la piel. La vitamina E es beneficiosa para la piel porque es un antioxidante. Antioxidantes trabajan para combatir los radicales libres, que son moléculas inestables que forman reacciones en la piel, causando daño celular. Debido a la exposición ambiental, como los rayos ultravioleta, la piel corre el riesgo de desarrollar mutaciones celulares que conducen a signos de envejecimiento. Aquí es donde intervienen las cualidades antioxidantes de la vitamina E para mitigar el impacto dañino de los radicales libres. Además, la vitamina E ayuda a fortalecer la barrera de humedad de la piel, convirtiéndola en un ingrediente esencial en lociones y tratamientos post-solares. Al integrar vitaminas ricas en antioxidantes en su rutina de belleza, su piel estará más segura de los inevitables daños ambientales.

Una vitamina de la que no oímos hablar con tanta frecuencia es la vitamina F. Esto se debe a que la vitamina F no encaja en la categoría estándar de vitaminas, ya que en realidad es un ácido graso omega-6 conocido como ácido linoleico. La vitamina F es mejor conocida por su efecto hidratante sobre la piel seca o cansada. Este ácido graso hidrata de forma natural y se abre paso a fondo más allá de la barrera superficial de la piel. Dado que la vitamina F puede penetrar la superficie de la piel, también la convierte en un elemento importante para combinar con antioxidantes como la vitamina E, lo que permite que los antioxidantes penetren más en la piel. Además, la vitamina F es un suplemento esencial porque el cuerpo no la produce de forma natural. Cuando hay una deficiencia de omega-6, esto puede provocar sequedad en la piel y disminución de la regeneración celular. Al agregar manteca de karité a su régimen de cuidado de la piel, la vitamina F ayudará a minimizar esta deficiencia.

La manteca de karité también es rica en ácidos grasos como el ácido oleico, que es lo que le da a la manteca de karité su característica textura espesa y cremosa. Este ácido graso es una de las principales razones por las que la manteca de karité es tan hidratante. El ácido oleico actúa con la barrera natural de la piel para retener la humedad y evitar que la piel se seque. Esta hidratación profunda puede ayudar a evitar que las células de la piel se dañen y puede ayudar a que su piel retenga un brillo juvenil y flexible.

Otro ácido graso presente en la manteca de karité es el ácido esteárico. Este ácido graso se puede encontrar de forma natural en la superficie de la piel, pero a veces la piel necesita un impulso adicional para combatir los efectos resecantes del medio ambiente. El ácido esteárico es un contribuyente importante a la capa superior de la piel a base de aceite. Esta barrera protectora no solo ayuda a retener la humedad, sino que también ayuda a mejorar la función inmunológica de la piel. Al complementar la presencia natural de ácido esteárico, ayudará a mantener una piel sana e hidratada.

Una de las cualidades únicas de la manteca de karité es su antiinflamatorio función, y el ácido cinámico es responsable de esta propiedad beneficiosa. El ácido cinámico se encuentra naturalmente en una variedad de plantas y puede aliviar la piel irritada con su efecto antiinflamatorio. Otra cualidad que posee el ácido cinámico es la capacidad de estimular la producción celular, lo que lo convierte en un complemento perfecto para las propiedades antienvejecimiento de la vitamina A y la vitamina E. Este trío que se encuentra en la manteca de karité es una de las muchas razones por las que se valora como una sustancia calmante que no solo hidrata, sino que también ayuda a minimizar los signos del envejecimiento.

La variedad de vitaminas y nutrientes que se encuentran en la manteca de karité la han convertido en un producto invaluable para el cuidado de la piel durante miles de años. Después de años de uso, se han descubierto una multitud de funciones para la manteca de karité. El uso más obvio y popular de la manteca de karité es como humectante. La alta concentración de vitamina E y ácidos grasos lo convierte en un método holístico de hidratación en todo el cuerpo. La manteca de karité se puede utilizar sola o junto con otros aceites restauradores naturales. OZNaturals ha formulado una Mantequilla Corporal Natural que aprovecha la gran cantidad de beneficios que se encuentran en la manteca de karité, mientras los mejora con aceites complementarios como el aceite de nuez de macadamia y el aceite de almendras dulces. La piel puede absorber fácilmente esta combinación de aceites, creando un humectante natural que está libre de fragancias y productos químicos añadidos.

Si te sientes un poco astuto y quieres crear una crema hidratante casera con manteca de karité, puedes intentar hacer barras de manteca de karité caseras. Esta barra de bricolaje es una excelente manera de brindar una dosis extra de humedad sobre la marcha o para regalar. Comience por derretir partes iguales de manteca de karité, aceite de coco y cera de abejas en una caldera doble para que no queme los ingredientes. En su primer intento, comience con media taza de todos los ingredientes para asegurarse de que le guste el producto final. Una vez que los ingredientes se hayan derretido, revuélvalos suavemente hasta que se mezclen en un líquido suave. A continuación, vierte la mezcla en moldes más pequeños. Puede intentar usar una bandeja para cupcakes, una bandeja de hielo o cualquier otro recipiente que tenga disponible. Es más fácil usar un molde blando para que puedas sacar fácilmente las barras cuando se endurezcan. Finalmente, deja enfriar las barras hasta que estén sólidas, sácalas del molde y te queda una forma práctica de aplicar manteca de karité durante todo el día.

Además de la humedad total, la manteca de karité se puede usar para apuntar a áreas de sequedad extrema. Durante los fríos meses de invierno, los labios tienden a pagar el precio y terminan agrietados y agrietados. Intente aplicar una dosis saludable de manteca de karité alrededor del área afectada antes de acostarse. La manteca de karité penetrará profundamente en la piel durante la noche, ayudando a nutrir la piel dañada y preparándote mejor para el día siguiente. Otra área objetivo que la manteca de karité puede ayudar a curar es la nariz irritada por el frío. Cuando tiene un resfriado, la nariz tiende a sufrir golpes por el frotamiento y la exposición excesivos. Intente aplicar manteca de karité antes de acostarse para curar durante la noche. Además, puedes aplicar una fina capa antes de maquillarte para el día, dando a la piel una dosis extra de protección e hidratación.

La manteca de karité se considera comúnmente como manteca corporal, pero también es extremadamente beneficiosa para el rostro. Los ácidos grasos y los nutrientes no solo ayudan a la piel a retener su humedad natural, sino que la vitamina A también ayuda a combatir los signos del envejecimiento, mientras que la vitamina E combate los radicales libres. Esta combinación única de nutrientes hace que la manteca de karité sea un ingrediente esencial en OZNatural Humectante Super Youth 2.5 Retinol. Nuestra crema de noche combina las cualidades anti-envejecimiento que se encuentran en la manteca de karité con otros ingredientes beneficiosos como Vitamina C, Ácido hialurónico, Vitamina B5, extracto de fruta de escaramujo y arándano.

Para aquellos de ustedes que realmente quieran comprometerse con los productos de belleza totalmente naturales, la manteca de karité también se puede usar como desodorante. Con un poco de trabajo, puedes hacer una barra de desodorante desde la comodidad de tu cocina. De manera similar a las barras humectantes de bricolaje, caliente lentamente tres cucharadas de manteca de karité y tres cucharadas de aceite de coco en una caldera doble. Una vez que la mezcla se haya derretido, revuelva y retire del fuego. Luego, agregue de tres a cuatro cucharadas de bicarbonato de sodio. Durante este paso, tiene la opción de agregar cualquier aceite esencial para la fragancia. Finalmente, vierte tu brebaje en un molde y deja que se enfríe. Este proceso tardará algunas horas. Antes de usarlo, debe probar el desodorante en un área pequeña de la piel para asegurarse de que no cause ninguna irritación. Esta es una práctica que debe acostumbrarse con cualquier producto de belleza casero. Una vez que su desodorante de manteca de karité esté sólido, puede guardarlo en el gabinete, pero si hace mucho calor durante los meses de verano, es posible que deba guardarlo en el refrigerador.

Otra forma útil de incorporar la manteca de karité a tu rutina de belleza es aplicándola antes y después de la exposición al sol. Se sabe que la capa de barrera que forma la manteca de karité proporciona el mismo nivel de protección que un protector solar SPF 6. Aunque siempre debes aplicarte un protector solar de FPS 30 o más antes de pasar tiempo al aire libre, usar una loción con protección incorporada es un gran comienzo. Además, se ha descubierto que las propiedades reconstituyentes y antiinflamatorias de la manteca de karité ayudan a disminuir la duración y la gravedad de las quemaduras solares. Aunque siempre debes esforzarte por proteger tu piel del daño solar, a veces una quemadura logra abrirse paso. La próxima vez que sea víctima de los fuertes rayos del sol, intente aplicar manteca de karité para aliviar las dolorosas secuelas.

Ahora que conoce varias formas útiles de integrar la manteca de karité en su rutina de cuidado de la piel, debe asegurarse de comprar la manteca de karité adecuada. Algunos minoristas intentan hacer que la manteca de karité parezca más atractiva mediante fragancias artificiales, refinamiento y blanqueo. Al comprar, debe intentar encontrar manteca de karité de grado A, lo que significa que no ha sido refinada. Aunque el proceso de refinación no quita por completo a la manteca de karité sus propiedades hidratantes, sí pierde algunas de las vitaminas y nutrientes que ayudan en la protección de la piel, antiinflamatoria y anti-envejecimiento. Muchas mantequillas de karité que se encuentran en las tiendas no tienen el grado en la lista, así que busque palabras clave como cruda, sin refinar, orgánica y sin blanquear. Al comprar manteca de karité natural, su cuerpo experimentará la mayor concentración de sus beneficios.

La manteca de karité es un poderoso producto para el cuidado de la piel que ha resistido la prueba del tiempo. Con sus múltiples usos, la manteca de karité es un gran producto para tener a mano tanto para usos diarios como para tratamientos hidratantes adicionales. Los productos de manteca de karité no solo brindan elementos rejuvenecedores a la piel, sino que lo hacen sin exponer la piel a químicos y aditivos no naturales. ¡Busque manteca de karité en productos de belleza para aprovechar sus beneficios hoy!

Leave a comment

All comments are moderated before being published