Los beneficios de la luz solar

Llegan los largos días de verano y eso significa muchas oportunidades para disfrutar de los rayos del sol. Pero, espere un minuto, la luz del sol es supuestamente la némesis de una piel sana, así que ¿no deberíamos estar todos corriendo en busca de refugio?

Si bien, sí, es importante proteger su piel de los efectos dañinos de la sobreexposición, es posible que a veces nos exageremos un poco al evitar el sol. Un poco de luz solar, en las dosis adecuadas, puede ser beneficioso para la piel. Sentémonos, preferiblemente con un vaso de limonada, y hablemos de todas las razones.

Vitamina D natural

Los rayos ultravioleta del sol ayudan a sintetizar Vitamina D, que proporciona muchos beneficios para la salud. La vitamina D es esencial para funciones corporales importantes, como ayudar a los huesos a absorber calcio y apoyar el sistema inmunológico. Si lees sobre la vitamina D, es probable que te encuentres con el debate sobre si debería llamarse vitamina. Todas las demás vitaminas (A, E, C, el grupo de las B) no pueden ser producidas por el cuerpo, por lo que debemos buscar fuentes nutricionales para llenarnos. La vitamina D, por otro lado, es diferente.

La vitamina D es la única vitamina que podemos sintetizar nosotros mismos. Si bien se encuentra naturalmente en algunos alimentos, como el salmón y los huevos, la mayoría de las fuentes nutricionales son sintéticas y se pueden encontrar en los alimentos fortificados con vitamina D. Esto está bien, pero la investigación sugiere que la vitamina D que se sintetiza de forma natural es utilizada de manera más eficiente por el cuerpo. Cantidades adecuadas de la vitamina proporcionan un efecto antiinflamatorio que es beneficioso en el tratamiento de la psoriasis, el eccema e incluso podría agregar un elemento de protección contra el daño cutáneo relacionado con el sol al fortalecer la piel misma.

Genial, así que si lo obtenemos del sol, ¿por qué tenemos que preocuparnos por comer los alimentos adecuados o tomar suplementos? Porque la vitamina D se sintetiza a través de la piel como una reacción normal a la luz solar, algo contra lo que hemos aprendido a tomar todas las precauciones.

Los bloqueadores solares y la ropa protectora que bloquean los rayos ultravioleta de la piel también bloquean cualquier posibilidad de que el cuerpo sintetice la vitamina D de forma natural. ¿Significa esto que debes tirar tu protector solar y abrazar la quemadura? Absolutamente no, pero permitir que entre un poco de luz solar no es algo malo.

La persona promedio necesita solo de 15 a 20 minutos, dos veces por semana, de exposición al sol sin protección para sintetizar una cantidad adecuada de vitamina D. Las personas con piel más oscura y aquellas que viven en climas donde hay menos exposición directa al sol o muchas nubes. la cubierta necesitará un poco más de tiempo para absorber suficientes rayos; solo recuerde llevar el protector solar si planea estar fuera más tiempo.

Luz solar y estado de ánimo

Muchos de nosotros hemos oído hablar, o incluso padecemos, algo llamado tristeza invernal. Las temperaturas frías, la nubosidad excesiva y la falta de luz solar de buena calidad nos dejan con una sensación de aburrimiento. A veces, la falta de luz solar y vitamina D conduce a una afección aún más grave denominada trastorno afectivo estacional (TAE). El TAE es una condición depresiva que ocurre principalmente en otoño e invierno cuando la exposición a la luz solar es mínima para muchas personas en los climas del norte.

Se cree que la aparición de SAD está relacionada con la falta de serotonina, un neurotransmisor que ayuda a regular el estado de ánimo e induce sentimientos de felicidad. La exposición a la luz solar ayuda a aumentar la producción de serotonina, por lo que la falta de ella durante los meses de invierno nos deja a muchos deprimidos.

Se ha demostrado que incluso una caminata corta de 15 a 20 minutos bajo el sol mejora el estado de ánimo, sin importar la temporada. Si no puede salir durante unos minutos, intente sentarse junto a una ventana soleada. Solo unos minutos de luz solar de forma regular pueden ayudar a devolver la sonrisa a su rostro.

La luz solar puede ser eficaz para tratar el vitiligo

El vitíligo, una afección caracterizada por parches de piel de color más claro, es una enfermedad que ocurre cuando las células pigmentarias de la piel, los melanocitos, se destruyen en ciertas áreas. Se desconoce la causa de la afección, pero se cree que puede haber factores autoinmunes o genéticos involucrados. Si bien no existe una cura conocida para el vitiligo, existen remedios y procedimientos que pueden ayudar a disminuir los síntomas, uno de los cuales es la luz solar.

Se cree que la exposición leve a la luz solar puede ayudar a volver a pigmentar las áreas de la piel que han sido afectadas por el vitiligo. La palabra clave aquí es leve. Dado que las áreas afectadas tienen melanocitos dañados, son muy sensibles y vulnerables a la exposición excesiva a los rayos UV. Si padece vitiligo, programe una cita con su médico y analice si la terapia de luz / luz solar debe ser parte de su plan de tratamiento.

La vitamina D como antiinflamatorio

Es posible que algunos de los beneficios de la vitamina D no le sorprendan porque ya ha oído hablar de ellos muchas veces. Sin embargo, cuando observamos algunos de los otros posibles beneficios para la salud, como un riesgo reducido de artritis, diabetes y posiblemente algunos cánceres, además de su papel en el tratamiento de los síntomas del acné y la psoriasis, la conexión entre todas estas afecciones se vuelve clara: inflamación. .

Inflamación crónica es un problema de salud importante en la actualidad. Muchas de las principales dolencias que sufrimos están relacionadas con la inflamación crónica persistente. Dado que se está analizando la vitamina D para aliviar o prevenir muchas de estas afecciones a nivel individual, vale la pena el esfuerzo de profundizar en su capacidad para calmar la inflamación en general.

La investigación actual está analizando cómo la vitamina D trabaja con el ADN para reducir la respuesta inflamatoria. Parece haber un receptor ubicado en el ADN que, cuando se introduce en una molécula de vitamina D, activa la señalización genética para reducir la inflamación.

Esto es bastante sorprendente, pero la prueba está en el pudín. Un estudio que analizó a más de 2,000 adultos, todos de 65 años o más, y sus niveles de vitamina D descubrió algo muy interesante. Un poco más de la mitad de los participantes informaron tener dolor de moderado a intenso y cada uno de ellos tenía un estado deficiente de vitamina D.

No estamos diciendo que la vitamina D sea una cura para todos, pero un poco de tiempo al aire libre puede devolverle un poco de fuerza a su paso, literalmente.

Una gloria de coronación

No solemos pensar en ello, pero la luz solar también puede afectar la salud del cabello. Cuando lo piensas, tiene sentido. Su cabello está en la parte superior de su cabeza y, a menudo, es el primer y más directo punto de contacto de la luz solar. Aquellos que son más diligentes con la protección solar son inteligentes para usar un sombrero, no solo para proteger su cabello, sino también el cuero cabelludo debajo del daño solar.

Aún así, como con la mayoría de las cosas, la moderación es clave y, si está atento, un poco de exposición al sol también es bueno para esos folículos pilosos.

Cantidades adecuadas de vitamina D en el cuerpo estimulan el crecimiento del cabello. Incluso hay alguna evidencia que sugiere que la luz solar suave es beneficiosa para tratar la caída del cabello. Solo recuerde que demasiado de algo bueno puede ser algo malo. Cuando los folículos pilosos se exponen a demasiada luz solar, las células epiteliales pueden dañarse, empeorando el problema.

Sol y seguridad

Es importante ser diligente para proteger su piel de la exposición excesiva al sol. La piel que ha sido dañada por los rayos ultravioleta es susceptible al envejecimiento prematuro y al estrés oxidativo que puede conducir al melanoma, la forma más grave de cáncer de piel. Sin embargo, al igual que con todas las cosas, la moderación es clave, y cuando reflexiona sobre su enfoque de la exposición al sol, un poco es en realidad algo muy bueno.

A continuación, se ofrecen algunos consejos que le ayudarán a disfrutar de la sensación de unos gloriosos rayos de sol en su piel, sin causar daños graves en el proceso.

  • Mira el reloj. Limite la exposición al sol a 15-30 por día, según el clima y su tipo natural de piel. Por ejemplo, alguien con piel más oscura o que vive en un clima con menos luz solar directa puede salirse con seguridad con el extremo superior del espectro. Por otro lado, una persona de piel clara que viva en el sur de California debe limitar la exposición a 15 minutos antes de untarse el protector solar.
  • El tiempo importa. Los rayos del sol son más fuertes entre las 10 a. M. Y las 4 p. M. Es mejor usar protección solar si está fuera durante este tiempo para evitar daños. Trate de obtener su dosis diaria de vitamina D temprano en la mañana o temprano en la noche.
  • Preste atención al índice. El índice UV es una medida del nivel de riesgo de exposición a los rayos UV en un día determinado. Fue desarrollado por la EPA para proporcionar a las personas la información necesaria para proteger su piel y el medio ambiente. El índice UV suele ser fácil de encontrar, y las aplicaciones meteorológicas y las estaciones meteorológicas locales lo informan con frecuencia. Un índice UV de 0-2 es una exposición mínima a los rayos UV, mientras que un nivel de 10 es una señal de advertencia para untarse o permanecer adentro. Utilice este número como guía para determinar cuánto tiempo es seguro permanecer al sol sin protección, o si debe evitarlo por completo ese día.
  • Las camas solares no son un sustituto. Si bien muchas personas sienten que se ven mejor con un bronceado, la apariencia oscurecida del sol es en realidad un signo de piel inflamada y dañada. El uso de camas de bronceado aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de piel y debe evitarse, sin importar cuánto le guste el aspecto. Si unos minutos de exposición natural al sol no son una opción y siente que sus niveles de vitamina D podrían estar cayendo en picado, hable con su médico sobre la posibilidad de recetarle fototerapia y luego usarla solo según las indicaciones.

 Una hermosa y saludable tu

La luz del sol, cuando se accede con moderación, es algo hermoso. Permite que su cuerpo sintetice una importante vitamina D y puede proporcionar una serie de beneficios para la salud. Con el verano aquí, es importante ser inteligente con la exposición al sol. La moderación es clave, y un poco, entre 15 y 20 minutos al día, podría ser justo lo que necesita para sentirse mejor y desarrollar un brillo saludable que no tiene nada que ver con la piel quemada por el sol.

 

 

 

 

 

Leave a comment

All comments are moderated before being published